Con frecuencia nos encontramos con algunos instrumentos para reparar, que han sufrido daños en su uso anterior.

En esta ocasión nos ha llegado una flauta travesera Yamaha 261 con numerosos arañazos en las zonas de muelles, ejes y pernos. Es por ello, que os recomendamos que pongáis vuestro instrumento en manos de reparadores de confianza, que sean profesionales en su trabajo, para que no os encontréis estas sorpresas:

 

 

 

Aquí se puede ver otro arañazo en el cuerpo de la flauta.

 

Para nuestra sorpresa, nos encontramos zapatillas de diferente color  y zonas en tonos azul y naranja.

Al desmontar las zapatillas, hemos observado que tenía algunas zapatillas montadas al revés con una capa de teflón de fontanería por encima, es por ello, la diferencia de color y los tonos azules y naranjas.

A demás, todas las zapatillas se encontraban señaladas con líneas de marcaje de bolígrafo permanente.

 

 

Observamos que uno de los ejes se encontraba totalmente atascado, impidiendo el movimiento de la llave. Esto ha sido generado por la acumulación de óxido en el eje.

 

Se le había realizado cortes profundos para recortar las almohadillas que se ubican en la parte posterior de las llaves, dichos cortes quedarán permanentes en las llaves, pudiendo provocar oxidación del material y zonas debiles, que pueden desembocar en roturas.

 

Tras la limpieza a fondo, zapatillado nuevo y ajuste de la flauta, este es el resultado:

 

 

 

 

Esperamos que os guste,

¡Gracias por pasarte por nuestro blog!