Nos llegó esta trompeta para realizarle una limpieza interior. Dicha trompeta se encontraba en muy buenas condiciones de mantenimiento, se podían extraer todas las bombas de afinación e interiormente no se veía acumulación de suciedad excesiva.

Aunque a un instrumento se le realice un buen mantenimiento a conciencia, siempre quedan zonas inaccesible, en las cuales se acumulan residuos.

Para una buena conservación, aconsejamos realizar estos hábitos:

Consejo 1: Después de tocar el instrumento

Lo normal justamente después de tocar, es que el instrumento este lleno de saliva, antes de sacar las bombas, debemos eliminar la saliva por los desagües. Luego extraemos las bombas para eliminar la mayor parte de humedad. Lo mas importante es sacar las bombas y secar todo lo accesible, limpiar, engrasar y volver a montar.

Consejo 2: Mantenimiento periódico

Dependiendo de las horas de ensayo y uso, le realizaremos una limpieza completa aproximadamente una vez al mes, sin llegar a dejar que pasen dos meses sin limpiarla. Para ello se desmonta totalmente, se introduce en un recipiente con agua “caliente” y detergente. Y nos ayudaremos con alguna escobilla para limpiarla mas a fondo.

Consejo 3: Temperatura del agua “caliente”

No debe superar los 35 ºC, ya que si el agua está excesivamente caliente, puede dañar el lacado del instrumento.

Limpieza por ultrasonido

 

Hemos optado por el sistema del ultrasonido para realizar una limpieza más a fondo. En este vídeo se ven los estados de limpieza tras introducirlo en la máquina de ultrasonido. Y cómo la trompeta, que estaba limpia superficialmente, empieza a oscurecer el líquido debido a la suciedad que estaba en el interior.

 

Limpieza_trompeta_Bach_ultrasonido2

 

Después sacamos la trompeta de la máquina y le realizamos un enjuagado final.

Y aquí vemos el resultado a falta de engrasar y montar:

 

Limpieza_trompeta_Bach_ultrasonido3

 

 

¿Que os parece este sistema de limpieza?